Salón de palabras


Lector, conseguir este libro es traspasar la delgada línea que separa la realidad de la fantasía. Las palabras en él contenidas pueden ser muy convincentes; igual liman asperezas que urden tretas, pueden envolverte en abrazos de ternura, hacerte soñar o reír a carcajadas, por lo que será mejor que te pongas cómodo en tu rincón favorito y lo disfrutes. Te aconsejo que no pierdas de vista ni una página del libro.



lunes, 2 de marzo de 2015

PINCHAZO


Publicado este micro de mis "inspiraciones nocturnas" en la antología del mismo nombre. Gracias a quienes leyeron, saborearon y decidieron que mis palabras tenían el condimento y sabor necesarios para degustarlas en este libro.

(Porque la noche me permite, junto a los días, vivir historias)

Rugía el viento y amenazaba su ruido el descanso de la noche. Le sobresaltó el sonido insistente del timbre a tan intempestivas horas. Abrió la puerta con la cautela del miedo y, sin que pudiera evitarlo, entraron al salón despavoridas hojas de otoño. Tras ellas su madre la inundó de frío en un beso cálido. Le pidió un gato para el coche. Ella contestó que solo tenía gatas y ya dormían.
Carmen Callado.