Salón de palabras


Lector, conseguir este libro es traspasar la delgada línea que separa la realidad de la fantasía. Las palabras en él contenidas pueden ser muy convincentes; igual liman asperezas que urden tretas, pueden envolverte en abrazos de ternura, hacerte soñar o reír a carcajadas, por lo que será mejor que te pongas cómodo en tu rincón favorito y lo disfrutes. Te aconsejo que no pierdas de vista ni una página del libro.



martes, 6 de diciembre de 2016

DES-IGUALES ANTE LA LEY



En voces menudas, la igualdad es real. En las adultas, un derecho constitucional que no se respeta, completamente (Artº 14)

María y Rafa, lo hicieron cuento...

MARÍA: ¿Sabes, Rafa? Yo de mayor quiero ser Bombera.

RAFA: ¡Vaya, que chulo! Yo de mayor quiero ser… No sé, aún no lo tengo claro… Pero dice mamá que podré elegir estudiar lo que yo quiera.

MARÍA. El otro día un niño me dijo que yo no podría ser bombera. Que eso era cosa de hombres. ¡Anda ya, le dije¡ ¿Estás tonto o qué te pasa?... Yo de mayor seré lo que quiera.

RAFA: Yo no pienso jugar al fútbol en mi vida. Qué tontería ir de acá para allá, corriendo detrás de un balón. Prefiero ser bombero yo también…Y así podríamos rescatar juntos gatos de los árboles…

MARIA: Pues ya sabes, Rafa. Podemos ser iguales. Ni tú solo jugar con el balón, por ser niño, ni yo con las muñecas, por ser niña… ¡Los mayores deciden cosas muy raras para nosotros, la verdad…!

RAFA: Sí, María. Esta noche le decimos a mamá que yo quiero estudiar lo que tú estudies. Pero también quiero que me dejes jugar contigo. Me encanta tu estuche de peluquera…


2 comentarios:

  1. Cuánta sensibilidad... siento una enviiidiaaaaaa...

    Un fortísimo abrazo,

    Lola.

    ResponderEliminar
  2. Curioso como cuando tienen 13 o 14 años ya no lo ven igual. El machismo recalcitrante de la sociedad, vamos, el de los mayores , acaba engullendo a un buen número de adolescentes.¡Qué pena!. Yo sigo luchando por que a mis hijos no les pase y es complicado.

    Mil besos

    ResponderEliminar