Salón de palabras


Lector, conseguir este libro es traspasar la delgada línea que separa la realidad de la fantasía. Las palabras en él contenidas pueden ser muy convincentes; igual liman asperezas que urden tretas, pueden envolverte en abrazos de ternura, hacerte soñar o reír a carcajadas, por lo que será mejor que te pongas cómodo en tu rincón favorito y lo disfrutes. Te aconsejo que no pierdas de vista ni una página del libro.



lunes, 1 de febrero de 2016

LA SONRISA DE OLVIDO

Olvido, la mujer que ha caído en las garras del Alzhéimer, consigue sonreír gracias a María, su nieta, y a su marido que vuelve a cantarle aquella canción que tanto disfrutaran de jóvenes. La Sonrisa de Olvido es un relato contenido en este libro que me está dando muchas sorpresas agradables y las alegrías necesarias para ir buscándole un hermanito. Este año ha sido escenificado, mediante un microteatro, en la VIII Gala a beneficio de AFA Tobarra. Dejo algunas magníficas fotos de Elena Lisón y el video que Jorge grabó esa maravillosa tarde del 23 de enero. Agradezco infinitamente la colaboración de María Valcárcel, Sara López, Antonia Jiménez y Juan García que hicieron posible que la vida narrada de Olvido fuera mucho más que un relato. Al final de las imágenes, el relato tal y como se contiene en el libro "La Voz de los Días"






LA SONRISA DE OLVIDO.

 —¡Eh, tú, para¡
A mi espalda sonó la voz de una niña.  El anciano, cogido de su mano, disculpó a la pequeña.
— ¡Dime¡ ¿Qué quieres, guapa?
—Tú eres la que escribes cuentos sobre mi abuela Olvido, pero haces llorar a mis papás y a mis tetes. Mi yayo dice que eres muy tierna, pero se pone triste cuando va  a ver a los cantantes a la fiesta esa tan chula que hacéis para ayudar a los enfermos. ¿Podrías contar cosas alegres de mi yaya?
Se me hizo un nudo en la garganta. El hombre sacó tembloroso el pañuelo del bolsillo. Los ojos, azules y tristes, dibujaban el asombro de haber sido tocado, aún más, en su corazón sensible.
— ¿Sabes, llevas razón? Olvido es ahora una mujer de sonrisa apagada. Pero no hay nada que la magia de las palabras, y una mirada de amor, no puedan lograr. ¿Le hacemos los tres pasar un rato alegre?
—¡Vale, qué bien¡ Ahora la abuela podrá divertirse con nosotros. Ella siempre me contaba cuentos y que, cuando era pequeña, tenía una muñeca de trapo a la que le hacía trajecitos y trenzas de lana.  Jugaba en la calle con un carrito de cartón. Y hacía comiditas en un bote que brillaba con el sol. Cuando creció, conoció a un chico guapo, muy bueno... ¡Ahora es mi abuelo, que lo sepas¡... Cuando se casaron, fueron de viaje de novios a segar el trigo... Allí, bajo el sol, se besaban mucho.
Los ojos del hombre bueno se humedecían, -pese a que era eso lo que tratábamos de evitar.
La niña  me llevó hasta el kiosco del parque. Una cometa con forma de paloma, revoloteaba atada con cintas multicolores. La compramos. También algodón dulce y unos caramelos de café con leche.
Olvido nos vio llegar, sentada frente al templete de la música. Su marido la abrazó y le puso en la boca un beso de azúcar. En sus manos volaba la paloma de papel. Los caramelos se colaron por los bolsillos de la bata de una mujer a la que le brillaban los ojos. Sonreía. Él me contaba que, siendo  unos críos, se hicieron novios. Correteaban por el Cerro del Reloj, volando una cometa. El primer beso, robado, sabía a caramelos de café con leche.
Durante un largo rato observamos como Olvido nos devolvía sonrisas cada vez que hablábamos de aquellos tiempos en que, juntos, se enamoraban de la vida. Comprobamos que, pese al tiempo y la memoria olvidada, el corazón siempre puede sonreír, al recibir una caricia.
Me despedí de los tres. La pequeña,  alzándose, me dio un sonoro beso en la mejilla. En la mano me puso un arrugado papel que había garabateado mientras miraba todo con interés.
—Muchas gracias por haber hecho reír a mi abu. Yo también le voy a hacer un cuento para que se acuerde de cuando mi mamá era pequeñica y ella le hacía palomitas de maíz, que saltaban de la sartén y volaban, como la de la cometa... Yo también dibujo Palomas Blancas en el cole. Dice mi seño que son para que tengamos Paz...
Pues eso...
Se despide, esta que lo es: Carmelilla.
Me solté de la mano menuda y firme. Fui alejándome con gran esfuerzo para no llorar de alegría al llevar conmigo la ternura que nunca querría olvidar.


1 comentario:

  1. La vida siempre sigue emocionando a grandes y a pequeños, algunas sombras paralizan nuestros pequeños pasos, aún así todo se puede restablecer con elevadas dosis de felicidad.
    Muchas felicidades Mª Carmen, un placer siempre leerte.

    ResponderEliminar