Salón de palabras


Lector, conseguir este libro es traspasar la delgada línea que separa la realidad de la fantasía. Las palabras en él contenidas pueden ser muy convincentes; igual liman asperezas que urden tretas, pueden envolverte en abrazos de ternura, hacerte soñar o reír a carcajadas, por lo que será mejor que te pongas cómodo en tu rincón favorito y lo disfrutes. Te aconsejo que no pierdas de vista ni una página del libro.



lunes, 27 de octubre de 2014

Otro poco de ÉL...



Gracias a estas imágenes que, pese a no ser mías, aquí lo son, se abre de nuevo el balcón para que salgan a pasear por los tejados llenos de otoño, los gatos, que cuelan sus  maullidos por las chimeneas apagadas y miran como arden palabras en las bocas que han perdido un beso en la noche oscura...

..."Se desperezó con los ojos habitados de legañas. La
gata, compañera de comidas rebuscadas y abrazos de
nieve arqueaba el lomo a su lado, maullándole los bue-
nos días.

Él (fragmento)
Imagen de Marta Orlowska