Salón de palabras


Lector, conseguir este libro es traspasar la delgada línea que separa la realidad de la fantasía. Las palabras en él contenidas pueden ser muy convincentes; igual liman asperezas que urden tretas, pueden envolverte en abrazos de ternura, hacerte soñar o reír a carcajadas, por lo que será mejor que te pongas cómodo en tu rincón favorito y lo disfrutes. Te aconsejo que no pierdas de vista ni una página del libro.



martes, 30 de septiembre de 2014

RESEÑA de LA VOZ DE LOS DÍAS

Librario íntimo.

 
Un honor para mi, para mis palabra y tantos días como han con-formado este libro que es como esos momentos que, en la vida,  han nacido para llegar al corazón de las personas, y si además, ellas, las palabras llegan a poner sonrisas en las caras, muchas veces enfadadas de tanta gente, yo puedo sentirme, como me dice él, ella, o aquél, feliz por haber hecho algo hermoso, de la mano de la Literatura.

martes, 30 de septiembre de 2014.
La voz de los días.



María del Carmen Callado Peña, funcionaria de Administración Local que se define como “ciudadana del mundo”, acaba de irrumpir en el panorama de la última narrativa albaceteña con un libro titulado La voz de los días, donde manifiesta su firme voluntad de “escribir en prosa poética para tener y entregar una visión más lírica y emotiva de la vida” (p.9). Y a fe que todo el volumen manifiesta un constante esfuerzo de la novel escritora para lograr su propósito.

Lleno de historias cortas y largas, el volumen La voz de los días (que aparece marcado con un original subtítulo: “Cualquier parecido con la coincidencia es pura realidad”) nos regala un sorprendente vademécum de relatos en el que casi todo cabe... “El libro y la flor”, por ejemplo, reproduce un diálogo entre ambos objetos, quienes comprenden que una alianza entre ellos (conocimiento y belleza, sabiduría y hermosura) puede servir para cambiar el mundo; “Quítate tú... pa ponerme yo...” tiene como protagonista a Gundisalvo, hombre elemental casado en segundas nupcias con la alcaldesa del pueblo, que se convertirá en el eje de este relato irónico y crítico sobre las hipocresías y las falsedades de la política; “Coquetear en la red” es la historia de una joven madre que, por las noches, se siente impulsada a coquetear con unos y otros en Internet, protagonizando unas infidelidades que no controla y que le hacen sentir viva y deseable; “Él” nos habla de un indigente que encuentra por sorpresa un billete de 500 euros. Con ese alivio económico toma un vuelo barato y se instala en Copacabana, donde retoma su antiguo hábito de tocar el saxofón. Allí también se reencuentra con su amigo Caetano Veloso y dibujan planes para el futuro. Pero antes de que esos planes se concreten despierta en el hospital. En realidad es un joven multimillonario que ha sufrido un accidente esquiando. Al volver a la normalidad, entrega un billete de 500 euros a un mendigo, el cual piensa en acudir a la casa de empeños con el dinero y recuperar su viejo saxofón...; “Adiós, nicotina, adiós” es un relato en el que los Pulmones, el Asma, el Cáncer y la Bronquitis, entre otros, se mezclan en una historia que la escritora estructura en clave amarga y humorística...

Y así podríamos seguir desgranando argumentos hasta el final. Pero que nadie se alarme: no lo haré. Prefiero la invitación para que sean los lectores quienes tracen por sí mismos ese camino y descubran a esta escritora de Tobarra. Se sorprenderán.

domingo, 21 de septiembre de 2014

SE LLAMA OLVIDO




Alzhéimer: A los hombres y mujeres niños, de nuevo.

Fragmento de "Se llama Olvido"  en "La voz de los días"


Tiene grabado aún en los ojos que miran al infinito, el color de las miradas que han visto pasar la vida por ellos; y recogen sus ajadas  cuencas las sonrisas de sus hijos, los llantos de sus nietos, el atardecer de sus mañanas. 

Se ha acercado a la ventana. Tras los empañados cristales que su vaho deja, se mecen las ramas de los árboles. Las flores aún esparcen sus colores, pero ella permanece impasible, mientras contempla las ilusorias figuras que la oscuridad de su memoria le va dibujando con trazos indelebles, en las paredes de la casa que no recuerda; de la que quiere escapar porque le resulta extraña. 

Por un momento, sus asustados ojos han parecido reconocer a quien, con mano cálida, le acaricia el enmarañado cabello que no se deja peinar. Pero el hombre que ya no recibe las caricias de vuelta, comprende que es un extraño para Olvido... 


Yo no quiero olvidar, porque la vida es una y olvidada no sirve para nada.
Mario Beneddeti


sábado, 20 de septiembre de 2014

Sensaciones que produce "La Voz de los Días"



Me han regalado una fotografía. El libro cruza los caminos, las veredas y el país. Se encuentra acunado entre las manos y descansa la voz en los lugares más íntimos del lector. Pero, sobre todo, me regalan palabras que circundan mis sentidos y me llenan de una alegría inmensa y nada ególatra; al contrario, me están recordando que, como decía Walt Whitman: "Las palabras sí pueden cambiar el mundo". Al menos el sensorial, el solitario, el que ha puesto realidad a mi ilusión primera. Aquella que nació en mí cuando comencé a soñar que era posible llegar, desde las palabras, al corazón de las gentes. Escribir desde uno mismo, como en mi caso, es traspasar, también, esa delgada línea que separa la ausencia del recuerdo y, sobre todo, que permite entregarse para ayudar al lector a pensar leyendo; escudriñar entre los renglones y buscarse en cada línea. Porque como ya advierto en la sinopsis "los lectores deben saber que de las historias en él contenidas, soy yo, eres tú, es él, sois vosotros, son ellos los protagonistas..." Y también digo que hay que leer y releer, porque sabía lector que tú, también, ahondarías en cada palabra; de alguna manera diseccionarías a los personajes y entrarías, sin ruido, en sus historias, para entender qué hay más allá de una primera lectura sobre sus vidas. Sé que no es tan fácil como a priori parece, porque hay mucha, mucha tela que cortar antes de hacer un traje de palabras…y que has comprobado que es un libro para llegar al otoño, calentarse en el invierno y volver sobre la primavera de tantas vidas que no terminan con el verano...

Poco a poco iré dejando aquí algo que es más que comentarios. Son impresiones, sensaciones sobre un libro que me está dando hermosas alegrías y son, por encima de todo, comprobar cómo he sido capaz de ir creando ilusiones que van más allá de la mera satisfacción de haber impreso las palabras.

Gracias.
http://locusliterario.com/forodos/index.php/topic,4404.msg41790.html#msg41790
http://locusliterario.com/forodos/index.php/topic,4404.msg41791.html#msg41791

miércoles, 10 de septiembre de 2014

UN HUECO ENTRE LOS MEJORES




La sorpresa del día me la he llevado paseando la tarde. Mi libro, La Voz de los Días, luciéndose entre algunos de los considerados mejores; y esto no ha hecho más que empezar... El libro está dando que hablar y de leer...Como quién da de comer al hambriento (de palabras).

Digo yo, —que soy de las que cree que nada es por casualidad, aunque ahora me permita un dispendio emocional— , que estar delante de Paulo Coelho, al lado de Stephen King, a la izquierda de Frederik Forsyth, e incluso del “abuelo que saltó por la ventana y se largó”; es para tomar nota, y un aviso a navegantes; sobre todo, porque no hay que perder de vista que, lo que empieza con buen pie, no hay razón para pensar que no se verá acompañado de, al menos, un buen par de zapatos…O, lo que es lo mismo; un hermoso, cálido y largo paseo, hasta arribar en un gran y maravilloso puerto literario.

El libro ha comenzado su andadura entre la magia que procuran las palabras y las emociones que es capaz de poner en el corazón de las gentes a las que ha arrancado sonrisas y alguna lágrima. Y, si eso no es comenzar con buen pie, que venga la décima musa y lo vea.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

ADIÓS NICOTINA, ADIÓS


Fragmento: 

Los días siguen poniendo voz al calendario. El día internacional sin tabaco tenía que tener su lugar en este libro que habla cuando lo miras y te dice bajito que ya está bien de malos humos...


Los Pulmones se habían reunido de urgencia en el gabinete de crisis.La situación que les contemplaba, no permitía dilación alguna. Hacía tiempo que deberían haber tomado una decisión que les permitiera a ellos, y a otros congéneres, salir airosos de la lúgubre caverna en la que se habían ido metiendo —por culpa de su falta de sentido común—, que había derivado en dependencia y rebeldía.

Pero aún estaban a tiempo. El mal ya estaba hecho; en mayor o menor medida, pero si se unían, la fuerza les haría ganar la batalla a la encarnizada guerra que se estaba librando en sus dominios.

La cosa no pintaba bien. Todo era negro —como futuro incierto—, porque el sistema que les gobernaba les había dejado fuera de combate. Sin reservas para vivir con la calidad necesaria, ni fuerzas suficientes para plantarle cara a los desafíos de una vida, a veces tan alegre y sana, y otras, tan abocada a los malos humos.

La Nicotina, enemiga acérrima desde que le abrieron las puertas de su intimidad, les estaba jugando muy malas pasadas. No solo les hacía perder cantidades importantes de los exiguos ingresos que entraban por la puerta sino que se jugaban, a la carta más alta, la salud que se escapaba por la ventana, como ladrón descubierto llevándose la plata.

Cuando llegaron a la asamblea convocada, la Bronquitis y el Asma se situaban en los sitios habituales que por años venían ocupando...